“Ponte la Aleta” y su Impacto en la Comunidad

None

Taller de educación ambietal sobre tiburones como parte de la campaña en la Escuela Loma Linda en Puerto Ayora (Foto por: Beatríz Mariño)

Escrito por Daniela Vilema

 

Concluimos con nuestra campaña ¡Ponte la aleta y cuida el planeta! Demostrando que los seres humanos y tiburones podemos coexistir sosteniblemente. Después de visitar todas las escuelas del archipiélago y de realizar varias actividades con la comunidad local, ¡cumplimos con nuestro objetivo!

 

Durante los meses Julio, Agosto y Septiembre realizamos talleres de educación ambiental en todas las escuelas de Santa Cruz, San Cristóbal, Isabela y Floreana. En total trabajamos con 1441 niños entre 9 y 12 años de edad enfocándonos en transmitir mensajes clave sobre la importancia de los tiburones y su conservación. Además, realizamos cuatro ferias abiertas al público general con el mismo objetivo y una salida de campo con niños para observar tiburones con el fin de que aprendan y creen un vínculo más estrecho con el mar a través de la experiencia en el mismo. También, con el apoyo de la Casa de la Cultura - Núcleo Galápagos se realizó una obra bailable con los niños del grupo de danza para la comunidad.

CT_DV_2-WEB.gifSalida de campo para observar tiburones con los ganadores del concurso de cuentos "Galápagos necesita tiburones, los tiburones necesitan Galápagos" (Foto por: Liza Díaz Lávola)

Nuestros tibu-embajadores han sido clave en las actividades realizadas. Guillo el martillo, Vanessa la tigresa, Ramona la tiburona, Ron y Pancho el del muelle nos han ayudado a transmitir mensajes sobre la anatomía de los tiburones, el rol ecológico que cumplen en el océano, la importancia para el turismo y la situación de los tiburones en el mundo. “Los animales también sienten como las personas!”, “Debemos proteger a los tiburones”, “los tiburones son importantes para el océano y para las personas!”, entre otros, fueron algunos de los comentarios de los estudiantes después de ver los videos de nuestros personajes y de asistir a los eventos programados. Además, la presencia de nuestros personajes en las ferias abiertas al público permitió a la comunidad familiarizarse más con estos animales.

CT_DV_3-WEB.gifGuillo el martillo y Vanessa la tigresa participando en evento sobre la coexistencia entre seres humanos y tiburones (Foto por: Liza Díaz Lávola)

Mediante las evaluaciones respectivas, pudimos evidenciar que muchas de las percepciones iniciales sobre los tiburones cambiaron después de que los estudiantes recibieran la información presentada. Los resultados reflejan que el conocimiento está directamente asociado a las percepciones que tenemos con respecto a un tema, en este caso, a los tiburones. Si conocemos más sobre estos animales y entendemos su importancia entonces nos preocuparemos por apoyar su conservación ya sea directa o indirectamente generando un comportamiento en pro de las distintas especies; recordemos que nuestra actitud puede generar grandes cambios, por lo que el siguiente gráfico representa a nuestras posibles futuras generaciones embajadoras.

 

CT_DV_4-ESP-WEB.gifResultados finales de las evaluaciones realizadas a los estudiantes de las cuatro islas antes y después de los talleres de educación ambiental

A pesar de vivir en un archipiélago rodeado por tiburones, todavía hay personas que nunca los han visto o que saben muy poco sobre ellos. Es por esto que una actividad que no puede faltar si vives en Puerto Ayora o si estás de visita en este lugar, es la observación de tiburones punta negra juveniles en el muelle de pasajeros por la noche. Este es uno de los sitios privilegiados en donde se puede observar tiburones de muy cerca nadando junto a otros animales. Solo a través del conocimiento y del involucramiento de quienes vivimos en Galápagos podremos continuar siendo un ejemplo de coexistencia y conservación de tiburones para el mundo, por lo que hacer un acercamiento entre la población y estas especies tan cercanas e importantes es fundamental.

CT_DV_4-WEB.gifTiburones punta negra juveniles en el muelle de pasajeros de Puerto Ayora, Santa Cruz (Foto por: Sam Rowley)

Esta campaña se ha llevado a cabo gracias a la colaboración de Save Our Seas Foundation y Lindblad-National Geographic.